• Después de cada utilización despresurice el pulverizador y límpielo.

  • Recoja y elimine la cantidad residual de acuerdo con la legislación, las prescripciones y las normas aplicables.

  • En caso de obstrucción de la boquilla, límpiela con agua evitando utilizar objetos metálicos.

  • Si el filtro de la maneta se tapona, desmóntelo y límpielo con agua.

  • Almacene el pulverizador al abrigo, para evitar heladas y fuerte calor (entre 5°C y 30°C).

  • Para prolongar la duración de la vida útil de las juntas, lubrique regularmente las partes móviles del pulverizador.

  • Recomendamos leer y seguir las pautas de mantenimiento de cada pulverizador en su manual específico.